Isla Local

Isla Local Isla Local

Los artistas cubanos siguen sumándose en estos días a la ayuda que está siendo llevada a los damnificados del tornado que arrasó con varios barrios de cinco municipios de la […]

Los artistas cubanos siguen sumándose en estos días a la ayuda que está siendo llevada a los damnificados del tornado que arrasó con varios barrios de cinco municipios de la capital cubana. Algunos más mediáticos, otros sin querer fotos, pero lo cierto es que cientos de nuestros cantantes, actores, músicos, bailarines o pintores se han unido a estas cadenas de apoyo para llevar a estas personas que lo perdieron todo un poquito de esperanza.

El actor Luis Alberto García critica que haya bajado el interés por ayudar a los damnificados que lo necesitan a menos de dos semanas del paso del tornado que afectó La Habana

Cuando desde varias semanas atrás, Cándido Fabre, su banda, sus amigos y familiares, soñaban lo que todos ansiábamos fueran las presentaciones en La Habana, primero en el gran teatro Karl Marx, y luego en otros sitios, al que después se unió nada menos que La Piragua, el día 9, nadie pensaba que a las entrañables e históricas fotos en los escenarios, uniríamos ahora estas, en un momento difícil, doloroso, fuerte, luego del paso devastador del tornado, que pasaba precisamente, cuando Cándido actuaba al anochecer del domingo 27 de enero en Artemisa.

Y el pasado sábado, por la convocatoria de su corazón, “El Hijo de Sixta y Papa Neto” se fue a Regla, sin luces, ni cámaras, sin maquillajes, ni oropeles, a trabajar, a recoger escombros, a limpiar, y a encontrarse con la gente humilde, como él mismo es, y que son todos sus moradores, y junto a una notable cifra de artistas, de la música principalmente, quienes, en estrecha coordinación con las autoridades reglanas, también le llevaron una modesta ofrenda material, que ellos mismos pudieron repartir en los sitios indicados.

Publicidad

Y el estibador fue Cándido, y en consecuencia, esta imagen se vio varias veces en Regla este sábado, con saco al hombro, feliz de hacer feliz a los demás, su razón de ser en la vida.

Por cierto, estas imágenes la lograron “clandestinamente” cinco personas distintas, sin que Cándido lo notara, pues, a mas de una le dijo con inmenso respeto: “Por favor, no haga fotos, ara eso habrá tiempo…”

Y si de algo estoy seguro es que, en algún sitio de la eternidad, mama Sixta y Papa Neto estarán felices, muy felices al comprobar esa talla tan especial de buen ser humano que trajo al mundo su hijito, que este sábado volvió a demostrarla con creces. Enhorabuena, mi hermano Fabre.

advertisement
Relacionado
Mas Compartido