El calamar inteligente puede recordar los detalles de la cena de la semana pasada hasta la vejez

Un nuevo estudio ha revelado que los calamares tienen una memoria tan fuerte que pueden recordar lo que comieron en la cena la semana pasada hasta que mueren de vejez.

Investigadores de la Universidad de Cambridge realizaron un experimento con 24 calamares comunes para poner a prueba su memoria.

Descubrieron que los calamares más viejos se desempeñaban tan bien en la memoria como las babosas marinas más jóvenes.

Los investigadores sugieren que esta es la primera evidencia de un animal cuya memoria para ciertos eventos no se deteriora con la edad.

Desplácese hacia abajo para ver el video

Un nuevo estudio ha revelado que los calamares tienen una memoria tan fuerte que pueden recordar lo que comieron en la cena la semana pasada hasta que mueren de vejez.

El calamar pasa la prueba del malvavisco

En una asombrosa muestra de moderación, los calamares pueden resistir la tentación de comer un bocado si eso significa comer un par de bocados más tarde.

En los experimentos, las babosas marinas pasaron un tipo diferente de “prueba de malvavisco”, originalmente utilizada en la década de 1970 para medir la capacidad de un niño para retrasar la gratificación.

En el experimento original de Stanford, a los niños en edad preescolar se les dio un malvavisco y se les dijo que podían comerlo de inmediato, o que si esperaban 20 minutos, comieran dos malvaviscos en su lugar.

En este nuevo estudio, los científicos realizaron una “versión sospechosa” del legendario experimento utilizando camarones en lugar de malvaviscos.

Descubrieron que las criaturas podían esperar más de dos minutos por su tipo preferido de camarón, y que el calamar que podía retrasar la gratificación por más tiempo era el más inteligente, según lo determinado por otra tarea de aprendizaje.

Los investigadores también notaron que los calamares desvían sus cuerpos de los alimentos disponibles de inmediato, como para distraerse de comerlos.

READ  Un helicóptero creativo de la NASA está programado para hacer un viaje histórico a Marte hoy.

Estos resultados proporcionan la primera evidencia de un vínculo entre el autocontrol y la inteligencia en especies que no son primates.

Investigadores de la Universidad de Cambridge, el Laboratorio de Biología Marina en Woods Hole, Massachusetts, y la Universidad de Caen, Francia, realizaron pruebas de memoria en 24 peces del calamar común, Sepia officinalis.

La mitad de ellos tenían entre 10 y 12 meses de edad, no del todo adultos, y la otra mitad tenía una edad avanzada de 22 a 24 meses, el equivalente a los humanos de 90 años.

La Dra. Alexandra Schnell, del Departamento de Psicología de la Universidad de Cambridge y primera autora del artículo, dijo: “Los calamares pueden recordar lo que comieron, dónde y cuándo, y usar esto para guiar futuras decisiones de alimentación.

“Sorprendentemente, no pierden esta capacidad con la edad, a pesar de la aparición de otros signos de envejecimiento como la pérdida de la función muscular y el apetito”.

Los seres humanos pierden gradualmente la capacidad de recordar experiencias que sucedieron en determinados momentos y lugares, como lo que cenaron el martes pasado, a medida que envejecen.

Esto se llama memoria episódica y se cree que su declive es causado por el deterioro de una parte del cerebro llamada hipocampo.

Sin embargo, la estructura del cerebro de los calamares es muy diferente a la del cerebro humano y no tienen hipocampo.

El lóbulo cefálico del cerebro del calamar está asociado con el aprendizaje y la memoria.

Esto no se deteriora hasta los últimos dos o tres días de la vida del animal, lo que, según los investigadores, podría explicar por qué la memoria similar a una pantalla no se ve afectada por la edad en los calamares.

En el estudio, el calamar fue entrenado primero para acercarse a un lugar específico en su tanque que estaba marcado con una bandera en blanco y negro.

READ  El rover Curiosity de la NASA se toma una selfie en Marte

Luego fueron entrenados para saber que dos alimentos que comían comúnmente estaban disponibles en lugares marcados con banderas y después de retrasos específicos.

En un área, se ondeó una bandera y se proporcionó un trozo de camarón rey, su comida menos favorita.

Los langostinos vivos, que más les gustaron, se proporcionaron en un lugar diferente donde también se ondeó otra bandera, pero solo cada tres horas. Esto se repitió durante cuatro semanas.

Luego, los investigadores probaron el recuerdo del calamar de qué alimentos estarían disponibles, dónde y cuándo.

Investigadores de la Universidad de Cambridge, el Laboratorio de Biología Marina en Woods Hole, Massachusetts, y la Universidad de Caen, Francia, realizaron pruebas de memoria en 24 calamares comunes, Sepia officinalis.

Investigadores de la Universidad de Cambridge, el Laboratorio de Biología Marina en Woods Hole, Massachusetts, y la Universidad de Caen, Francia, realizaron pruebas de memoria en 24 calamares comunes, Sepia officinalis.

Para asegurarse de que no solo aprendieran un patrón, los dos sitios de alimentación eran únicos cada día.

Vea todos los calamares con el alimento que apareció por primera vez en cada bandera y utilícelo para determinar dónde está la mejor alimentación en cada ondear de la bandera subsiguiente.

Esto indica que la memoria similar a una presentación no disminuye con la edad en los calamares, a diferencia de los humanos.

El Dr. Schnell dijo: “ Los calamares antiguos eran tan buenos como los más jóvenes en la tarea de memoria; de hecho, a muchos de los calamares más viejos les fue mejor en la fase de prueba.

“Creemos que esta habilidad puede ayudar a los calamares en la naturaleza a recordar con quién se aparean, para que no vuelvan con la misma pareja”.

Los calamares solo se reproducen al final de sus vidas, y los investigadores creen que recordar con quién se aparean, dónde y cuándo, les ayuda a difundir ampliamente sus genes al aparearse con tantas parejas como sea posible.

READ  Los defensores están pidiendo acceso global a las vacunas COVID-19

El estudio fue publicado en la revista Proceedings Of The Royal Society B Biological Sciences.

Cómo puedes entrenar tu cerebro para desterrar los malos recuerdos

Un estudio reciente dirigido por investigadores de Dartmouth y Princeton mostró que las personas pueden olvidar intencionalmente experiencias pasadas cambiando su forma de pensar en el contexto de esos recuerdos.

Los investigadores mostraron a los participantes imágenes de escenas al aire libre, como bosques, montañas y playas, mientras estudiaban dos listas de palabras al azar.

Los voluntarios manipularon deliberadamente si se les pidió a los participantes que olvidaran o recordaran la primera lista antes de estudiar la segunda.

Inmediatamente después de que se les pidió que olvidaran, las exploraciones mostraron que “eliminaron” de sus cerebros la actividad asociada con la escena.

Pero cuando se pidió a los participantes que recordaran en lugar de olvidar la lista estudiada, este rechazo de ideas sobre la escena no se produjo.

La cantidad de personas que descartaron pensamientos sobre la escena predijo la cantidad de palabras reflexivas que recordarían más tarde, lo que demuestra que el proceso es efectivo para facilitar el olvido.

Para olvidarse de esos pensamientos negativos que vuelven a perseguirlo, los investigadores sugieren intentar contextualizar la memoria.

Por ejemplo, si asocia una canción con una ruptura, escuche la canción en un nuevo entorno.

Intente escucharlo mientras hace ejercicio en el gimnasio o agréguelo a su lista de reproducción antes de salir por la noche.

De esta manera, su mente se asociará con un sentimiento positivo.

Si está obsesionado por el recuerdo de una escena de una película de terror, mire la misma escena durante el día.

O míralo sin sonido, pero reproduce un clip de comedia en la parte superior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *