El audaz logro de los museos trae a España la mayor oferta de arte de Ucrania | entretenimiento

Madrid (AP) — En el contexto de los bombardeos rusos, el cierre de fronteras y un viaje en camión de 3.500 kilómetros (2.150 millas) por Europa, el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza de España se asoció en secreto con el Museo Nacional de Arte de Ucrania. Trajo docenas de obras de arte ucranianas de vanguardia del siglo XX a Madrid para una exposición única y una muestra de apoyo al país devastado por la guerra.

“En el ojo del huracán. Modernismo en Ucrania 1900-1930″, se abre al público el martes y presenta unas 70 obras, en su mayoría de la Galería de Kyiv y el Museo de Teatro, Música y Cine del país. Estará abierta hasta el próximo abril.

Esta exposición marca la primera vez que un cuerpo tan grande de arte moderno sale de Ucrania. Las condiciones en las que fue puesta en escena la convierten en un logro del desafío cultural.

“Esto es muy importante para nosotros como forma de proteger nuestro patrimonio, ya que pudimos sacar obras de la zona de guerra”, dice Katya Denisova, una de las curadoras.

La muestra es una creación de la activista y artista nacida en Suiza Francesca Thyssen-Bornemisza, fundadora de la Red de apoyo a los museos de Ucrania, y su amigo, el historiador de arte y curador ucraniano Konstantin Akincha. Se les ocurrió la idea después de que Rusia invadiera a su vecino en febrero pasado.

El concepto central era contrarrestar la narrativa rusa de que Ucrania no existe propiamente y que su arte es verdaderamente ruso.

“Queríamos actuar como protectores de estas obras únicas y extremadamente raras, pero también hacerlo celebrando el enorme valor del legado de Ucrania que Rusia ha olvidado por completo y se ha apropiado en las últimas décadas”, dijo Thyssen-Bornemisza. Hija del industrial y barón de origen holandés cuya colección formó la base de la Galería de Madrid cuando se inauguró en 1992.

READ  'Slumdog Millionaire' 'Monkey Man' de Dev Patel se estrena en Netflix

Normalmente lleva varios años organizar una feria de arte internacional de este tipo. Esto, con la bendición del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, se concretó en unos meses.

El traslado de los cuadros a Madrid fue materia de dramatismo bélico.

Después de meses de preparativos, las obras se apilaron en dos camiones en la madrugada del martes 15 de noviembre, pocas horas antes de que Rusia desencadenara una ola de ataques contra la capital ucraniana y objetivos clave de infraestructura nacional.

Y los organizadores no contaban con que Rusia atacara ese día, diciendo que los ataques suelen ocurrir los lunes. Pero con una escolta militar, los camiones abandonaron la ciudad a salvo.

Pero en el camino hacia el oeste, tuvieron que pasar por la ciudad de Lviv, que también fue objeto de un ataque repentino. Finalmente llegaron a la frontera polaca el miércoles temprano, pero se cerró después de que un misil extraviado de fabricación rusa aterrizara dentro de Polonia, lo que inicialmente generó temores de una gran escalada de la guerra.

Finalmente, las fronteras se reabrieron y la caravana se dirigió rápidamente a Madrid, donde llegó el domingo 20 de noviembre.

Las pinturas, que van desde el op-art hasta el futurismo y el constructivismo, provienen de un período profundamente turbulento para Ucrania, con imperios en ruinas, guerras mundiales, revoluciones y una guerra de independencia antes de la eventual creación de la Ucrania soviética. La muestra incluye obras de Mykhailo Boychuk, David Burliuk, Vadim Miller, Kostyantin Yeleva y Vasil Yermilov.

Bajo el líder soviético Joseph Stalin, la represión en Ucrania llevó a la ejecución de decenas de escritores, directores de teatro y artistas, incluidos algunos cuyas obras se exhiben en la capital española. Holodomor, la hambruna provocada por el hombre de 1932-1933 que fue consecuencia de las políticas soviéticas, mató a millones de ucranianos.

READ  Las ambiciones globales de Movistar Plus destacadas por 'La Fortuna'

Durante gran parte de principios del siglo XX, muchas obras fueron cerradas por las autoridades soviéticas, clasificadas como sin valor porque sus creadores eran considerados burgueses. Esto condujo, sin darse cuenta, a su preservación.

Las obras volvieron a exhibirse con la independencia de Ucrania en 1991, pero luego tuvieron que ser devueltas a bóvedas y almacenes para protegerlas de la invasión rusa.

Sabemos lo que sucede cuando los rusos ocupan tierras y conservan museos. dijo Denisova, refiriéndose al destino del Museo de Arte en Kherson, una ciudad en el sur de Ucrania que las fuerzas del Kremlin ocuparon durante ocho meses hasta que las fuerzas ucranianas lo recuperaron a principios de este mes.

En un mensaje de video que marca la inauguración, Zelensky dijo que los tiempos difíciles habían regresado a Ucrania pero que había esperanza.

“En esta exposición se puede ver arte ucraniano, que también se creó en tiempos difíciles”, dijo Zelensky.

El terror trató de gobernar entonces como lo hace ahora. Pero al igual que en el siglo XX, la humanidad debe triunfar, y al igual que aquella época, debe triunfar la cultura”.

En abril, el espectáculo se trasladará a Colonia, Alemania, donde se exhibirá hasta septiembre.

___

Siga la cobertura de AP de la guerra en Ucrania: https://apnews.com/hub/rusia-ucrania

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *