El conocido actor cubano Luis Alberto García Novoa utilizó hoy sus redes sociales para publicar un corta pero contundente critica en contra de los episodios de represión que protagonizaron ayer […]

El conocido actor cubano Luis Alberto García Novoa utilizó hoy sus redes sociales para publicar un corta pero contundente critica en contra de los episodios de represión que protagonizaron ayer un grupo de agentes policiales en contra los miembros de la comunidad LGBTI que estaban intentando realizar una marcha independiente en contra de la homofobia por las calles de La Habana, tras la suspensión por parte del régimen de la manifestación oficial que se realiza en estas fechas por la ultima década.

La actividad, que concluyó a golpes y empujones entre la policía y parte de los activistas LGBTI, se ha convertido en una noticia reportada por casi todas las principales agencias de noticias del mundo, por la brutalidad con que fueron arrestados muchos de los manifestantes.

Luis Alberto, como suele hacer con temas polémicos, no ha tardado en reaccionar en su perfil de Facebook, donde defendió los derechos «como seres humanos y como patriotas» que tienen tanto los homosexuales, bisexuales, transgéneros… y de todas las otras denominaciones habidas y por descubrir”.

«¿Estas son las fotos que la Revolución Cubana desea que recorran las redes sociales? ¿De veras? Lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros, queers, intersex, y asexuados (y todas las otras denominaciones habidas y por descubrir) son hijos y devotos de Martí. Ellas, ellos (da igual) son también patriotas. Seres humanos. Cubanos bien nacidos, como todos los demás cubanos.», escribió el artista en su post.

«Presidente: Pare este desastre, por favor», agregó al final de su texto en un mensaje claramente dirigido a Miguel Díaz-Canel.

Publicidad

Junto a su mensaje, Luis Alberto publicó una serie de fotografías de los violentos arrestos que sufrieron los activistas Boris González Arenas y Óscar Casanella, así como el científico Ariel Ruiz Urquiola, quien se ve perfectamente en dos imágenes.

Se trataba de la primera vez en década que se realizaba una manifestación publica con tantos participantes sin el permiso oficial del gobierno, un claro pulso de la sociedad civil a las autoridades de la isla.

El primer tramo del desfile, a lo largo del céntrico Paseo del Prado, ocurrió sin incidentes, pero al llegar al final, cuando los asistentes pretendían continuar su marcha por el Malecón, un gran numero de policías, tanto de uniforme como de paisano, ordenaron ponerle fin a la marcha.

Los activistas se negaron aduciendo que no necesitaban ningún permiso para pasear por La Habana y fue entonces cuando se produjeron enfrentamientos y los agentes redujeron y detuvieron a la fuerza a entre cuatro y siete personas, según testigos presenciales y a falta de reportes oficiales sobre el número total de arrestados.

Publicidad
advertisement
advertisement