Ejército colombiano allana operación ilegal de minería de oro | Nanaimo

Una mujer de 40 años grita a los soldados ya los pocos periodistas que la acompañan: “Si el estado no permite trabajar a los jóvenes mineros, no puedo alimentar a mis hijos porque el estado no me da nada”.

La tasa de pobreza extrema es del 80% en la región, según el alcalde Alejandro Juvenal Quiñones.

“Vivimos del trabajo y la gracia del Espíritu Santo”, dijo a Associated Press.

Hay poca piedad entre quienes manejan las minas, que son su principal fuente de ingresos. Está controlado o al menos extorsionado por bandas del crimen organizado, que en este caso son los grupos competidores de guerrilleros actuales o exguerrilleros del FLN que aún están activos y una facción escindida de las FARC que ha sido desmovilizada.

El teniente coronel de la policía Pedro Pablo Astiza, quien encabezó la redada este mes, dijo que los grupos armados exigían que se cortara el 10% de todo lo que produce cada perforadora.

Dijo que la operación detuvo la operación de seis plataformas con un valor total de unos 330.000 dólares, que son máquinas que pueden producir unos 6 kilogramos de oro al mes.

Pero dijo que dentro de seis meses, los mineros podrían haber reparado las máquinas y volver a ponerlas en funcionamiento.

El gobierno dice que ha allanado 9.235 minas ilegales desde principios de 2019, arrestando a 3.300 personas y destruyendo o inutilizando 450 excavadoras.

“No estamos hablando de economías básicas, de delincuentes comunes”, dijo el general Jesús Alejandro Barrera Peña, director de Seguridad Rural de la Policía Nacional. “Es importante tener claro que las comunidades no son parte de organizaciones ilegales, se utilizan como herramientas”.

READ  España se energiza con leopardos | squash de fútbol

Las minas ilegales como las de Maguy Bayan son más la regla que la excepción en Colombia, y en gran parte de América Latina, donde las fuerzas gubernamentales a menudo tienen dificultades para hacer cumplir las leyes en áreas rurales remotas donde los delincuentes se han instalado.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito estimó que dos tercios del oro producido en Colombia en 2019 fue extraído ilegalmente, y un informe emitido por la Iniciativa Global para Combatir el Crimen Organizado Transnacional, financiado por el gobierno suizo, en 2016 estimó que los ingresos de las exportaciones ilícitas de oro pueden haber crecido hasta superar las generadas por el contrabando de cocaína en Colombia y Perú.

En los últimos años, los fiscales estadounidenses han presentado cargos relacionados con miles de millones de dólares en oro que, según dicen, ha sido extraído ilegalmente en América Latina y lavado a través de bancos y otras instituciones.

Precisamente este mes, los fiscales colombianos arrestaron a 25 personas acusadas de pertenecer a grupos que venden oro ilegal y lo envían a países como Estados Unidos, Emiratos Árabes Unidos y Turquía.

La riqueza que extraen deja atrás la devastación: las minas no reguladas utilizan productos químicos mortales para separar el oro del suelo, creando un peligro para las comunidades locales que puede durar generaciones.

El general Barrera Peña dijo: “Para producir un gramo de oro hay que usar cinco gramos de mercurio, y solo un gramo de mercurio puede contaminar 500.000 litros de agua.

También es una gran pérdida de ingresos para el gobierno, que necesita recursos para sus esfuerzos por consolidar su poder y pacificar el campo después de décadas de conflicto con pandillas y bandas criminales.

READ  Gerrard dice que "el miedo y el pánico" le costaron la derrota al Rangers en la Champions League ante el Malmö | noticias de futbol

___

Suárez informa desde Bucaramanga, Colombia.

Fernando Vergara, Marco Alvarez y Astrid Soares, Associated Press

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *