Dos residentes de las Islas Salomón se perdieron en el mar durante 29 días comiendo cocos y rezando

Los dos hombres viajaban entre islas en el notoriamente impredecible Mar de Salomón, cuando su bote de siete metros de largo se atascó en un clima inclemente unas horas después de su viaje el 3 de septiembre.

Imagen representativa. Unsplash

Los dos hombres viajaban entre islas en el impredecible Mar de Salomón, cuando su bote de siete metros (23 pies) se atascó en las inclemencias del tiempo unas horas después de su viaje el 3 de septiembre.

Levi Nanjikana y Junior Colony habían perdido de vista la tierra en medio de “fuertes lluvias, densas nubes oscuras y fuertes vientos”, dijo Nanjikana a la Corporación de Radiodifusión de las Islas Salomón desde el distrito de Bomio en Papúa Nueva Guinea el viernes.

Con la batería de su GPS agotando y acercándose la noche, apagaron su motor de 60 caballos de fuerza para ahorrar combustible.

Los hombres pasaron su primera noche expuestos a los vientos y las lluvias que habían empujado su bote hacia el mar.

Durante los primeros nueve días, vivieron de las naranjas que habían empacado para el viaje.

Cuando se acabaron, Nanjikana dijo que sobrevivieron gracias al agua de lluvia y los cocos “y nuestra fe en Dios porque oramos día y noche”.

Recogiendo agua de lluvia en una bolsa de frijoles, la pareja arrancaba el motor cuando se encontraban con un coco flotante y corrían a recogerlo.

“Después de varios días, porque estábamos orando, Dios nos dio la idea de construir un dispositivo para navegar. Así que construimos una estructura similar a un mástil usando remos y lonas y navegamos a favor del viento”, dijo Nanjikana.

READ  OMS advierte sobre vacunas COVID-19 falsas

La vela los envió hacia la isla de Nueva Bretaña en Papúa Nueva Guinea donde vieron a un pescador a lo lejos. Arrancando el motor para un último impulso, se dirigieron hacia él, pero se quedaron sin combustible.

“Luego gritábamos y saludamos constantemente al cazador para que nos viera y nos rastreara”, dijo Nanjikana.

“Cuando vino a nosotros, nos preguntó: ¿Dónde estamos ahora? Y él respondió, png. Oh, ahora estamos a salvo”.

La pareja permaneció en Pomeo mientras se realizaban los arreglos para su regreso a las Islas Salomón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *