Diez años después, los supervivientes de la masacre de Utoya buscan enfrentarse a los demonios – Lifestyle

Diez años después del ataque más mortífero en la historia de la posguerra de Noruega, los sobrevivientes de la masacre de Utoya dicen que el país finalmente necesita enfrentar la ideología de extrema derecha detrás de la masacre.

La isla de Utoya, ubicada en un lago al noroeste de la capital Oslo, donde ocurrieron la mayoría de los 77 asesinatos, ha recibido un nuevo aspecto.

La Unión Juvenil (AUF) del Partido Laborista Noruego posee y opera sus edificios de madera renovados y los niños que asisten a talleres centrados en la democracia y el antirracismo deambulan por los senderos de árboles verdes.

Pero se han conservado agujeros de bala en las paredes de la antigua cafetería y ahora hay un monumento colgado en el claro, ambos recordatorios de ese fatídico día.

El 22 de julio de 2011, Anders Behring Breivik, disfrazado de oficial de policía, localizó y mató a 69 personas, en su mayoría adolescentes, en un campamento de verano de la AUF en la isla.

La ola de asesinatos que duró más de una hora comenzó poco después de que una bomba de fertilizante explotara frente a un edificio del gobierno en Oslo, matando a ocho personas.

“No podríamos tener una discusión sobre cómo los hombres blancos, que crecieron como uno de nosotros en Noruega, van a las mismas escuelas y viven en los mismos vecindarios, desarrollan puntos de vista tan extremos que sienten que pueden matar por ellos”, sobreviviente. Astrid Eddy Houm dijo a la AFP.

Tenía solo 16 años cuando se encontró atrapada en la isla con cientos de personas más que temían por su vida.

READ  Leyes desiguales en el corazón de la violencia en Jerusalén

Escondida junto a un acantilado cerca del agua, envió lo que pensó que sería el último mensaje de su madre: “Te amo más que a nada en la tierra. No me llames. Eres el mejor padre del mundo”.

Se escapó, pero durante las siguientes dos semanas no supo a cuál de los funerales de sus amigos asistiría, ya que había muchos.

‘Detener el extremismo’

Ahora, la líder de la AUF dice que lamenta que, aunque el asesino recibió la sentencia máxima, 21 años de prisión que se pueden extender indefinidamente, Noruega aún no se ha enfrentado a sus motivos políticos.

“Discutimos qué tan preparados están los servicios de rescate, cuántos policías deberíamos tener en las calles y cuántos helicópteros deberían estar disponibles”, dijo Eddie Hoyem.

“Hablamos de los monumentos conmemorativos. Hablamos de la salud mental de Breivik. Pero no hablamos de la ideología política que hay detrás”.

“La preparación de emergencia más importante que tenemos es ante el puesto de control de la policía”, dijo. “Y es que estamos deteniendo este tipo de extremismo”.

Otro ataque

En agosto de 2019, Noruega fue objeto de otro ataque.

Después del tiroteo y asesinato por motivos raciales de su hermana nacida en Asia, Philip Manshaus abre fuego en una mezquita en las afueras de Oslo antes de ser invadido por fieles y evitar lesiones graves.

“Que haya gente todavía compartiendo las ideas de Breivik, y que fuimos sometidos a otro ataque terrorista en Noruega por alguien que estaba muy inspirado por Breivik, muestra que no logramos lidiar con el aspecto político del ataque”, dijo Eileen Lestrange, quien escapado. Dispara a Utoya nadando lejos.

READ  En 2020, China superó a Estados Unidos como el mejor destino del mundo para la inversión extranjera directa

“En Estados Unidos, Nueva Zelanda y muchos otros países, ha habido ataques directamente inspirados por Breivik”, dijo Listring.

“Este es un movimiento internacional que debemos tomarnos en serio, es peligroso”, agregó.

En Utoya, como en Oslo, donde una coalición de izquierda liderada por Jens Stoltenberg, ahora jefe de la OTAN, estaba en el poder en ese momento, Breivik apuntó deliberadamente al Partido Laborista.

Se ha culpado a la fuerza política históricamente dominante en Noruega de iniciar el multiculturalismo que Breivik detesta.

“Trolls”

Los sobrevivientes han intentado debatir los fundamentos ideológicos de la derecha populista, a veces denunciando su retórica antiinmigración.

Pero fueron acusados ​​de explotar la tragedia y les dijeron que dejaran en paz la libertad de expresión.

“Nos han amordazado después del 22 de julio”, escribió el periodista y ex parlamentario de izquierda Snor Fallen, autor de “Ottoyakurt” (La tarjeta Utoya).

“En la escena política noruega, los trolls se han ganado un lugar en el sol, mientras que la AUF ha tenido que quedarse adentro”, dijo en un artículo de opinión a principios de este mes.

Las encuestas de opinión indican que el Partido Laborista tiene buenas posibilidades de recuperar el poder de la actual coalición de centro derecha en las elecciones generales del 13 de septiembre.

Si esto sucede, el partido se ha comprometido a formar una comisión para investigar los mecanismos del extremismo, a solicitud de la AUF.

“A menudo hablamos del terrorismo islámico, que también es importante”, dijo Eddy Hoeim.

“Pero en Noruega, es extraño que pasemos tanto tiempo discutiendo eso cuando lo que se ha cobrado la vida de la gente en los últimos 10 años es el extremismo de derecha”.

READ  Informe global del terremoto del sábado 3 de abril de 2021 / VolcanoDiscovery

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *