El director técnico argentino de la selección mexicana, Gerardo Martino, no podría haber imaginado un debut más redondo en competición oficial: el Tri sometió a Cuba 7-0 en el estreno […]

El director técnico argentino de la selección mexicana, Gerardo Martino, no podría haber imaginado un debut más redondo en competición oficial: el Tri sometió a Cuba 7-0 en el estreno de ambos en el Grupo A de la Copa Oro-2019 y presentó su candidatura al título desde el primer día.

El ‘Tata’ afrontaba así el primer torneo oficial con el ‘Tri’. El estratega argentino llamó a los mejores futbolistas para disputar el certamen, entre los que destacaron Uriel Antuna, Raúl Jiménez, Diego Reyes y Vega, protagonistas de las anotaciones contra la selección de la mayor de las Antillas.

En el Rose Bowl de Pasadena, California, no existió el ambiente de soberbía por ser el “Gigante de la Concacaf”, era el de la lógica, México, ubicado 18 en el Ranking de la FIFA, se enfrentó a Cuba, el 175.

México encarriló la contienda en la primera mitad a través de los tantos de Ariel Antuna (2, 44), Raúl Jiménez (31) y Diego Reyes (38), que dejaron el encuentro visto para sentencia.

Publicidad

En la segunda parte, con un público entregado y las gradas llenas de banderas festejando el resultado, Jiménez hizo el quinto (64), Alexis Vega el sexto (74) y Antuna cerró la goleada en el 80 para dejar un resultado para la historia.

El “Tri”, versión Gerardo “Tata” Martino, mantuvo los conceptos que le han caracterizado desde el inicio de la gestión, dibujo de 4-3-3, posesión, llegada por los costados, juego entre los mediocampistas, presión alta, dinamismo con los atacantes.

Su único “pecado” se trató de los fallos ante un equipo que le presentó pocos argumentos, solo en la primera mitad, se dejaron ir trece oportunidades. En el complemento otras diez.

Los siete goles representaron la mayor goleada que México le ha propiciado a Cuba en el certamen estelar de la Concacaf.


Publicidad
advertisement
advertisement