Cinco cosas que debe saber sobre los alborotadores, la violencia y los casos penales

Ha pasado un año desde que los partidarios del ex presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, saquearon violentamente el Capitolio e intentaron evitar que el Congreso certificara las elecciones presidenciales de 2020. La turba rompió ventanas, asaltó a las fuerzas policiales con poco personal y envió a legisladores y ayudantes a huir por miedo a salvar sus vidas. Desde que ocurrió el incidente, los fiscales federales han acusado a más de 700 personas relacionadas con el horrible ataque.

Ahora, como el primer aniversario de los disturbios en 2021 se marcará el jueves, estas son algunas de las principales conclusiones de los casos penales, lo que deja a los estadounidenses divididos sobre cómo referir a los involucrados en el motín del 6 de enero.

Mayoría de alborotadores relativamente jóvenes

Según la base de datos de NPR, los alborotadores que saquearon el edificio del Capitolio eran relativamente jóvenes, en contraste con la narrativa de que muchos de ellos eran «boomers». Al menos 134 personas acusadas son menores de 30 años y tres cuartas partes menores de 55. El medio de comunicación reveló que los «baby boomers» más jóvenes ahora tienen 57 años.

También se reveló que los presuntos alborotadores llegaron a Washington DC el 6 de enero de todo Estados Unidos. Los que enfrentan cargos provienen de casi 46 estados. Hasta ahora, no se ha acusado a ningún alborotador de Nebraska, Dakota del Norte, Vermont o Wyoming. Pero personas de California, Florida, Nueva York, Pensilvania y Texas representan más del 40% de los alborotadores acusados, dijo NPR.

Los imputados están acusados ​​de violencia física

El horrible ataque al Capitolio había dejado a más de 140 policías heridos. En meses posteriores, cuando el Departamento de Justicia publicó más y más videos del ataque, se presentaron cargos adicionales contra los alborotadores. Según la encuesta de NPR, los fiscales han acusado a más de 187 personas de cometer actos de violencia, como agresiones a agentes del orden o miembros de los medios de comunicación presentes ese día.

READ  Camboya es el salvador de la ASEAN, no un spoiler

Aunque los comentaristas y políticos pro-Trump habían afirmado que los alborotadores estaban «desarmados», los policías que testificaron ante el Congreso en los meses siguientes dijeron que fueron sometidos a una «batalla medieval». Un oficial de policía no identificado le dijo al Congreso que los objetos que le arrojaban variaban en tamaño, forma y consistencia. Dijo que lo rociaron con spray para osos al menos de 6 a 8 veces mientras peleaba con los alborotadores que intentaban usar los portabicicletas contra las fuerzas como armas.

Otro oficial también reveló que fue electrocutado con una Taser varias veces, lo que le provocó un ataque cardíaco. Al parecer, los alborotadores también habían amenazado con tomar las armas de los agentes y dispararles. Además, los fiscales citaron evidencia de que algunos acusados ​​llevaron criminales a los terrenos del Capitolio. Mientras tanto, los jueces han dejado en claro que están tratando las denuncias de violencia contra la policía como de las más graves derivadas de los disturbios.

La mayoría de los alborotadores tienen antecedentes militares o policiales

Semanas después del violento motín, se informó que las personas que enfrentaban cargos parecían tener antecedentes militares estadounidenses. Ahora, la encuesta de NPR ha revelado que alrededor del 13% de los que enfrentan cargos tienen antecedentes militares o policiales. El medio de comunicación dijo que los que enfrentan cargos prestaron servicio en casi todas las ramas del ejército, incluidos el Cuerpo de Marines, la Fuerza Aérea, Nany y la Guardia Nacional. Los acusados ​​también involucran a oficiales de policía actuales y anteriores de departamentos de policía que prestan servicios en lugares como Houston y la ciudad de Nueva York.

El portavoz del Departamento de Defensa de Estados Unidos, John Kirby, calificó los disturbios como «una llamada de atención» y la prevalencia de puntos de vista extremistas entre los miembros del servicio actuales y anteriores «no es un problema insignificante».

Decenas de alborotadores en la cárcel en espera de juicio

La mayoría de los alborotadores esperan la resolución de sus casos en casa, sin embargo, al menos 76 personas se encuentran en prisión preventiva. Varios alborotadores han sido acusados ​​de delitos más graves, como agresión y conspiración. Han estado detenidos durante meses y, de ellos, algunos han estado en la cárcel durante casi un año.

READ  India despliega un grupo de trabajo naval en el Mar de China Meridional y más allá

Hasta el momento se han dictado 74 sentencias

Según los informes, los jueces han dictado sentencias en 74 casos hasta el momento, y esas sentencias han variado mucho según las acciones de los acusados, sus antecedentes penales y si expresaron remordimiento por sus crímenes. Casi 5 de las personas que han estado recibiendo el 5% no recibieron tiempo tras las rejas. Muchos de los acusados ​​que se han declarado culpables en esta etapa admitieron haber cometido delitos menores.

Algunos de los alborotadores han recibido las sentencias más indulgentes, que incluyen no ir a la cárcel o solo dos meses de libertad condicional. Algunos de ellos también han recibido la sentencia más dura: más de cinco años de prisión. Los jueces han reconocido con frecuencia las circunstancias «sin precedentes» de un ataque a la transferencia de poder del país. Ahora, incluso después de todo un año, los agentes del FBI continúan trabajando en los casos y persiguiendo a los sospechosos del 6 de enero. Los primeros juicios de los acusados ​​de disturbios en el Capitolio están programados para comenzar este año.

(Imagen: AP)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *