Chocolateros vascos reproducen ‘Guernica’, mostrando habilidad y orgullo cultural

Un grupo de chocolateros vascos en España están creando una versión de “Guernica”, la obra maestra de Pablo Picasso que representa el bombardeo de un pequeño pueblo vasco en 1937, para mostrar sus habilidades y celebrar su herencia cultural.

Guernica, una de las pinturas más famosas del mundo, fue la reacción de Picasso al bombardeo, llevado a cabo por aviones de guerra de la Alemania nazi y la Italia fascista para ayudar a las fuerzas del general fascista Francisco Franco durante la Guerra Civil española. La enorme pintura cubista, que cuelga en la Galería de Arte Reina Sofía de Madrid, representa una horrible escena en blanco y negro llena de figuras humanas y animales torturadas.

Para muchos vascos, el recuerdo del bombardeo y la reacción artística de Picasso forman parte de su identidad cultural. Para celebrar el 85 aniversario del bombardeo, un grupo de 40 chocolateros de una asociación local llamada Euskal Gozogileak se unieron para producir una interpretación del Guernica hecha de chocolate de varios colores.

“Hay esta parte del sufrimiento, esta parte de la paz”, dijo Lorena Gómez, presidenta del grupo. “Hay un mensaje de esperanza”. “Para nosotros, también es un gran símbolo de nuestra patria”. El proyecto es un desafío técnico debido al gran tamaño del panel, que tiene unos 3,5 metros de alto y 8 metros de ancho. Los chocolateros, que solían trabajar en una cocina industrial en el pequeño pueblo de Lezo, abordaron el asunto haciendo 14 barras de chocolate por separado.

“Tuvimos que emparejar diferentes moldes, colores e imágenes y nuestro trabajo fue cortado para nosotros”, dijo Ismail Sayalero, uno de los chocolateros participantes. “Es posible que nos hayamos perdido algunos de los detalles, pero creo que resultó muy bien”. El resultado final se mostrará en varios lugares, incluida la ciudad de Guernica.

READ  Se dice que Wes Anderson filmará una nueva película en España este verano

Además de participar en un evento importante del calendario cultural, los chocolateros quisieron llamar la atención sobre el alto nivel de artesanía que requería su profesión. “Los postres siempre han sido la hermana pobre de la alta cocina”, dijo Gómez. “Lo que queremos es darle al sector el reconocimiento que se merece, como la alta cocina”.

(Esta historia no fue editada por el personal de Devdiscourse y se generó automáticamente a partir de una fuente compartida).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *