Cártel de Colombia cierra ciudades por extradición de líder

BOGOTÁ, Colombia (AFP) – Un cartel de la droga del Golfo cerró durante cuatro días decenas de localidades en el norte de Colombia en respuesta a la extradición de su líder a Estados Unidos para ser juzgado. Y advirtió que cualquiera que violara la orden de quedarse en casa corría el riesgo de recibir un disparo o quemar su automóvil.

Se cerraron negocios, las escuelas permanecieron cerradas, se suspendió el servicio de autobuses interurbanos y no se pudo jugar un partido de fútbol profesional luego de que un equipo se negara a viajar al partido.

El decreto de «huelga armada» del clan del Golfo fue emitido este jueves en folletos y mensajes de WhatsApp luego de que Dairo Antonio Osuga -también conocido como O’Tonnell- fuera extraditado a Estados Unidos, donde enfrenta cargos por narcotráfico.

La medida parece haber terminado el lunes, según informes de grupos de derechos humanos y la Iglesia Católica Romana, luego de afirmar que el cártel seguía siendo una gran amenaza para la seguridad a pesar del arresto de Ottonell el año pasado.

Los analistas dijeron que la capacidad del cártel para cerrar varias ciudades destacó las deficiencias de la larga guerra del gobierno contra los grupos de narcotraficantes.

“La estrategia de seguridad de centrarse en objetivos de alto perfil no garantiza la seguridad de los civiles”, dijo Elizabeth Dickinson, analista principal de International Crisis Group.

«Con la detención de Otoniel no se acabará el narcotráfico. Cuando detuvieron a Pablo Escobar dijeron que se acabaría el narcotráfico, y hoy hay mucho más que En el momento.»

Según el Ministerio de Defensa de Colombia, tres civiles y tres policías fueron asesinados durante los cuatro días del encierro y más de 180 autos fueron quemados por aparentemente violar las órdenes del cártel, la mayoría en carreteras rurales.

READ  El mercado de comida a domicilio online en España está registrando un rápido crecimiento a medida que se desarrollan los patrones de consumo y las aplicaciones de montaje ganan más potencia

Cifras peores han sido reportadas por la Autoridad Judicial Especial para la Paz, un tribunal creado a raíz del acuerdo de paz de 2016 entre el gobierno colombiano y las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

El tribunal dijo que 24 civiles fueron asesinados en áreas cubiertas por el tope del clan del Golfo, que obligó a las personas a permanecer en sus hogares en 138 municipios de las provincias de Chocó, Sucre, Bolívar, Antioquia y Córdoba Norte.

En Montería, la capital provincial de unas 500.000 personas, el comercio estuvo cerrado durante cuatro días y la compañía local de gas dejó de entregar cilindros a los hogares. Un partido de fútbol entre el equipo local Jaguares y un club de Medellín fue suspendido el domingo porque los visitantes se negaron a viajar a Montería por temor a que su autobús fuera atacado por sicarios del cártel.

El clan del Golfo, que también se autodenomina Autodefensas Guitanistas de Colombia, fue fundado en la década de 2000 por líderes de grupos paramilitares que se negaron a sumarse a un acuerdo de desmovilización en el que participaban otros grupos.

Otoniel, el último líder del Clan del Golfo, ha sido durante mucho tiempo un elemento fijo en la lista de los más buscados de la Administración de Control de Drogas de EE. UU.

Fue acusado por primera vez en 2009 en un tribunal federal de Manhattan por cargos de drogas y por ayudar a un grupo paramilitar de extrema derecha designado como organización terrorista por el gobierno de Estados Unidos. Las acusaciones posteriores en Brooklyn y Miami lo acusaron de contrabandear al menos 73 toneladas métricas de cocaína a los Estados Unidos entre 2003 y 2014.

READ  Aditi empató octavo y Tvesa 39 en el Open de Andalucía en España

Las autoridades colombianas han tratado de restar importancia al cese del cártel, diciendo que ha desplegado 52.000 soldados para garantizar la seguridad de los civiles en las áreas afectadas.

El presidente Iván Duque dijo el sábado que las acciones de los miembros del cártel fueron «incidentes aislados» diseñados para intimidar a los residentes locales que insisten en que la organización ahora es más débil y su liderazgo está fragmentado.

La policía ofreció recompensas de más de un millón de dólares por la captura de tres hombres identificados como los nuevos líderes del clan. Pero los críticos del gobierno dijeron que los días del clan estaban lejos de terminar.

“El gobierno puede eliminar a líderes importantes”, dijo González, presidente del grupo de expertos Endebase. Pero esta es una red mafiosa que también incluye a políticos y lavadores de dinero. También está involucrado en el tráfico de personas, la minería ilegal de oro y otros negocios”.

___

El periodista de Associated Press Manuel Rueda contribuyó a este despacho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.