Aumentan las tensiones entre los inmigrantes en la frontera entre Colombia y Panamá

Por Irene Escudero

Necoclí, Colombia, 29 sep (EFE) .- Esperar un mes en la frontera entre Colombia y Panamá y gastar el dinero disponible para Estados Unidos o regresar a donde empezaron no está garantizado para sus futuros países. Ese es el desafío que enfrentan los inmigrantes haitianos en Nekogli, Colombia.

“Las cosas son muy difíciles aquí. Nadie nos está ayudando”, dicen.

“Los colombianos nos piden mucho dinero” y “nos ganan dinero” son otros comentarios de los inmigrantes.

Este es un hábito continuo en la playa de Nekogli, donde más de 17,000 personas, la mayoría de ellos haitianos, acampan en carpas de plástico para protegerse de las fuertes lluvias, por lo que algunos lugareños cobran $ 10 por alquilar una habitación para compartir con otros inmigrantes.

Al otro lado del golfo de Urabá en barco, las dos compañías, que lo llevan a salvo a Agandi, comienzan su viaje a través del peligroso bosque de Darian, habiendo agotado las entradas a finales de octubre.

Esto significa que cualquiera que ahora venga a Negro –y alrededor de 700 – 1.200 inmigrantes todavía fluyen a la zona todos los días– tendrá que quedarse durante casi un mes, en una ciudad que se ha derrumbado y no hay comida ni agua potable gratuita ni basura. amontonadas en baños públicos y esquinas.

Las haitianas dieron a luz a una madre en Ecuador que viajó hacia el norte a través de Sudamérica y el bebé estaba durmiendo en una tienda de campaña llorando cuando comenzó la tormenta a la medianoche, sin que nadie temblara debido a los temblores y la enfermedad.

Los barcos pueden transportar legalmente hasta 500 personas al día, una cifra establecida entre los gobiernos de Colombia y Panamá a principios de agosto.

READ  El regulador colombiano del ICD recibe 23 proyectos para el sandbox regulatorio

“Si vienen 1.200 personas todos los días y se pueden bajar 500 personas al día, ¿qué significa eso? Primero, comienzan a aparecer rutas ilegales y la gente no se va en ningún otro medio de transporte (seguro)”, dijo a Efe un funcionario en la oficina del defensor del pueblo.

“Este método de criminalizar la inmigración incita a la delincuencia, que es una alternativa”, subrayó el vocero de Darian, Owen Bruel, médico sin fronteras. “Esto es una absoluta tontería. Quieren luchar contra la trata de personas y la imposición de cuotas realmente lo alimenta.

La tensión fue alta y un haitiano murió y otro resultó herido en una pelea el sábado pasado. Así, algunos inmigrantes están pensando en retirar su viaje, incluso a Medellín o Galle o Chile o Brasil, donde se fueron porque no tenían posibilidades de ganarse la vida.

“Con la noticia de que están siendo deportados de Estados Unidos, muchos están vitoreando en el camino”, dijo un funcionario de la Defensoría del Pueblo. Cerca de 250 haitianos ya han decidido regresar.

Diego Pineros, coordinador general de la Cruz Roja Colombiana, dijo a Efe que la noticia de Estados Unidos era preocupante, “un elemento clave para incentivar la inmigración”.

Agregue a eso el hecho de que el siguiente paso que deben dar los inmigrantes no es fácil: adentrarse en la jungla desconocida, afirmar que hay cadáveres en el camino y donde la agresión sexual ha ido en aumento en las últimas semanas.

El martes pasado, las autoridades panameñas encontraron tres cadáveres en el río Turkuza en la provincia de Dorian, presuntamente colonos haitianos que fueron arrastrados por la corriente. La semana pasada, en la misma zona, las autoridades encontraron los cuerpos de nueve personas más que parecían haberse ahogado en el río.

READ  Colombia finalmente esteriliza los hipopótamos de Pablo Escobar

Los 500 migrantes que abordaron uno de los botes todos los días cruzaron el río Agandi en botes pequeños y finalmente aterrizaron fuera de la ciudad, sin saber qué hacer.

Decenas de vecinos de la ciudad se acercan a vender todo tipo de bienes a los recién llegados: desde una variedad de alimentos hasta el transporte en carruajes tirados por caballos o ciclomotores.

Evidentemente, los inmigrantes tienen que pagarlo todo.

Las fuertes lluvias son otro factor en la jungla, que interrumpe los viajes de decenas de miles de personas que intentan encontrar mejores oportunidades en algún lugar de América del Norte y les impide seguir los procedimientos del gobierno para continuar su viaje por América Central. México y, en última instancia, Estados Unidos están nublando sus esperanzas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *