Isla Local

Isla Local Isla Local

En el número 107 de la calle Marta Abreu de Villa Clara se encuentra El Mejunje, el complejo cultural más emblemático de la central ciudad. Tras la fachada mural reciben […]

En el número 107 de la calle Marta Abreu de Villa Clara se encuentra El Mejunje, el complejo cultural más emblemático de la central ciudad. Tras la fachada mural reciben al visitante la bandera cubana, las cuerdas de una guitarra, una imagen de Charles Chaplin y un arcoíris. Esta última representación gráfica es todo un símbolo de lo que por mucho tiempo ha representado El Mejunje: un espacio de inclusión y respeto desde el cual comenzó a andar a paso firme por Cuba la lucha por los derechos de la comunidad LGBT.

El primer espacio fijo del complejo es el patio. Luego están la sala Margarita Casallas (nombrada así en honor a una de las fundadoras de El Mejunje), y el bar Tacones Lejanos donde se pueden degustar tragos cubanos a precios módicos.

A la derecha del patio se observa una escalera que conduce a otro bar: La Mamá Perfecta. Este espacio se convierte, ocasionalmente en una galería de arte donde exponen artistas cubanos y extranjeros.

Sagua la Grande: un nuevo destino turístico en Cuba

En las paredes de ladrillos que rodean las gradas del escenario se pueden leer infinidad de grafitis dejados por los visitantes que han pasado por El Mejunje a lo largo de los años.

Como un rara avis de tolerancia surgió El Mejunje en 1991, en medio de la uniformidad oficial y el odio de una oficialidad que aún se lamía el desconcierto del derrumbe del campo socialista.

Soportó lo más convulso del Período Especial y sobrevivió (mientras morían otros proyectos financiados desde el poder) por el empeño que pusieron sus promotores en sortear todas las dificultades.

Publicidad

Si sobrevivió entonces fue, en buena medida, por el apoyo que le prodigó un desconocido cuadro político que, en medio de las burlas y las críticas de sus “puros” compañeros llevaba a sus hijos a las actividades del centro cultural y lo defendió ante ortodoxos e hipócrita. Se llamaba Miguel Díaz – Canel Bermúdez y en 2018 se convirtió en presidente de Cuba.

Tuvieron que pasar siete años para que el más atrevido e irreverente de los ministros cubanos, Abel Prieto, durante el VI Congreso de la UNEAC lo celebrara públicamente: «El Mejunje […] una de esas células vivas de nuestra cultura, de esas instituciones que pueden ser una referencia, donde hay una magia muy especial.

Lugares así, con todo en moneda nacional y con un ambiente extraordinario, donde todo tiene que ver con la cultura y todo tiene que ver con lo auténtico, habría que hacer en otros lugares», expresó entonces dejando medio muertos del pasmo a los intelectuales más ortodoxos.

Aunque ha sido etiquetado como un espacio LGBT y muchos no si se asoman por prejuicios y complejos, El Mejunje es mucho más que eso.

Cuenta con diversidad de propuestas culturales, es sede de peñas y conciertos, y, en general, una brújula en la que se descubre en que dirección se mueve en arte en la ciudad de Santa Clara.

advertisement
Relacionado

Espectacular duelo de bikini protagonizan Lili Estefan y su hija (FOTOS)

Al parecer Lili Estefan y su hija Lina Luaces se quieren llevar el premio al mejor cuerpo ya que ambas han subido fotos lucie... [ Leer más ]

Cuba cambia la bola y ahora su Ministro de Turismo asegura que alcanzarán récord de visitantes extranjeros este año cercano a los 5 millones

El Gobierno cubano acaba de cambiar la bola y tras asegurar en el pasado mes de junio que no se alcanzaría ni siquiera la ci... [ Leer más ]

Mailen Díaz Almaguer, la sobreviviente del accidente aéreo, a comenzado su rehabilitación según confirmó su hermana en las redes sociales

La joven Mailín Díaz, hermana mayor de la única sobreviviente del accidente ha compartido a través de su cuenta personal ... [ Leer más ]
Mas Compartido