La Policía de Miami-Dade ha sacado a la luz publica un crimen que tiene consternada a la Ciudad del Sol por la frialdad con que fue cometido. En las imágenes, […]

La Policía de Miami-Dade ha sacado a la luz publica un crimen que tiene consternada a la Ciudad del Sol por la frialdad con que fue cometido. En las imágenes, que fueron entregadas a la prensa local, se puede ver al ciudadano cubano David Paneque, de 29 años de edad, asesinar a su amigo, también cubano, Leandro López, de 31 años, el pasado 24 de marzo en un estacionamiento de un centro comercial de West Miami-Dade.

Las cámaras de vigilancia del lugar captaron lo sucedido, en lo que los investigadores han calificado como un crimen “estilo ejecución”. Más de cinco minutos tensos quedaron grabados, en donde se ve a Paneque, quien es miembro de una reconocida pandilla latina de Miami, mientras metódicamente prepara y esconde su pistola, luego conversa con su amigo antes de sacar el arma. Su víctima suplica por su vida, a veces con los dos hombres cara a cara, antes de que terminara disparándole varias veces a corta distancia. Luego se acercó a la victima y robó todas sus pertenencias, mientras estaba tendido en el suelo muriendo.

Dejando a un lado la evidencia de video brutal, podría ser un asesinato típico en el sur de la Florida, excepto que se suponía que el hombre armado acusado, David Paneque, había sido deportado hace casi dos años a Cuba.

Según la policía, Paneque robo un hombre a punta de cuchillo en un restaurante de West Kendall en noviembre de 2007. Durante la “lucha violenta”, el hombre fue apuñalado varias veces y trasladado por aire a un centro de traumatología de un hospital, según un informe de arresto. Paneque, cuyo nombre de calle en la lista en ese momento era “Psycho”, más tarde fue atrapado tratando de cobrar los cheques del hombre. En ese momento, también estaba en libertad condicional por una condena por portar un arma oculta.

El adolescente, acusado de adulto, fue condenado en abril de 2008 a 10 años de prisión por intento de asesinato y robo a mano armada. Poco después, ICE emitió un comunicado de prensa anunciando que Paneque era uno de los más de 300 miembros violentos de pandillas callejeras que habían sido arrestados como parte de una ofensiva nacional contra pandillas.

Leandro López

Fue liberado en 2017 y puesto bajo custodia de ICE para ser deportado, algo que nunca ocurrió, por lo que se le otorgó una orden de libertad “bajo supervisión”.

Ahora se sabe que el Gobierno cubano se negó en ese momento a recibirlo de vuelta, algo normal pues la isla casi nunca acepta deportaciones de cubanos que hayan sido acusados de crímenes violentos.

Paneque pertenece a la pandilla SUR-13, o Sureños, una red nacional de pandillas poco vinculadas con vínculos con la organización carcelaria de la mafia mexicana. El grupo comenzó en California, y han surgido ramificaciones en todo el país.

En algún lugar a lo largo de la línea, probablemente en la cárcel, Paneque se tatuó un “13” en la espalda, completo con la representación de un guerrero de estilo azteca, y “SURSIDE”, o Southside en su pecho.

Publicidad

En el interrogatorio, Paneque reconoció que conoció a López a través de un amigo que había conocido en la cárcel, y los dos solían pasar el rato en clubes de striptease.

La noche del crimen, Paneque citó a López en el estacionamiento donde se cometió el crimen para “entregarle un dinero que le debía”, lo que deja claro que el crimen fue un emboscada preparada contra la victima.

En el video sin sonido, Paneque saca su arma, ocultándola a López por unos momentos antes de que de repente se la empiece a meter en la cara. López rogó piedad. Paneque pareció arrepentirse, pareció abrazar al hombre antes de dispararle fríamente, sacándo algo de su cuerpo y echándolo.

El video fue sorprendentemente claro. “Todo está en video… podría estar en un teatro iMax”, le dijo al asesino el oficial que lo interrogó horas después.

Paneque se echó hacia atrás y estiró las manos detrás de la cabeza. “No sé nada”, dijo. “Me acojo a la quinta. Tengo derecho a permanecer en silencio “.

“Tienes derecho a permanecer en silencio”, dijo el oficial. “Estás bajo arresto por asesinato en primer grado”.

La policía dice que el motivo del asesinato sigue sin estar claro.

Paneque, quien permanece encarcelado mientras espera el juicio, se declaró inocente. Su abogado se negó a comentar.

Tatuaje que identifican a Paneque como miembro de la pandilla SUR-13

Publicidad
advertisement
advertisement