Afganistán: “No puedo controlar mis lágrimas” – Traductores afganos abandonan España | Internacional

Malik fue encerrado en un apartamento alquilado en Kabul con sus hermanos, su esposa y sus tres hijos. Admite que no sabe qué hacer. “Estoy confundido. Después de la noticia hace una semana de que España estaba terminando su operación de expulsión en Afganistán, estoy en una situación en la que no sé cómo terminará”, explica a EL PAÍs a través de WhatsApp. su camino de regreso al aeropuerto en Kabul tratando de abordar. Nunca lo logró y esperó fuera del aeropuerto durante toda la tarde y noche. “Queremos salir de Afganistán porque no es un lugar seguro para nosotros y no podemos esperar un futuro mejor aquí “, dice.

El lunes, la secretaria de Asuntos Exteriores y de Asuntos Exteriores de España se puso en contacto con estos ex colaboradores para estudiar más a fondo cómo deportarlos. Le ha dado a Malik una firme confianza, pero todavía está deprimido. Por ahora, su única solución es esperar una llamada o un correo electrónico, poniendo fin a su Odisea. “Me temo que me dejarán aquí de nuevo”, admite. Hasta el jueves, ninguno de los ex colaboradores contactados por EL PAÍs había recibido muchas noticias.

Malik sirvió en las Fuerzas Armadas españolas entre 2010 y 2012. El 21 de agosto, él y su familia abordaron un autobús desde su provincia de Nimroz a Kabul, a más de 700 kilómetros de distancia. No llevaba ningún documento por miedo a los controles de los talibanes. El viaje era peligroso, pero quería hacerlo de todos modos con la esperanza de poder abordar el avión y salir de su país.

Pasó cinco días entrando al aeropuerto. Sus hijos, de diez, seis y tres años, dormían en el suelo sobre un montón de basura, cerca de la entrada a la puerta de la abadía, donde Malik estaba esperando para ver si alguien lo dejaba entrar. No tienen comida ni agua. Pero volver no es una opción. “No pude controlar mis lágrimas”, escribe vía SMS.

READ  Voluntario de la Cruz Roja Española enfrenta una reacción violenta en línea por acoger a inmigrantes en las costas de Ciota, lo que desató el momento #GraciasLuna
Esta es una foto que tomó de los hijos de Mafiq durmiendo afuera del aeropuerto de Kabul una noche.Malik

La frustración, el cansancio y el estado de sus hijos lo obligaron a regresar a casa. Eran las 12 del mediodía hora local, y una hora después un ataque terrorista en el aeropuerto mató a 183 personas. “Vi el video de la explosión”, explica. “Es el mismo lugar en el que estábamos la noche anterior. Estoy en shock”.

El riesgo de otro ataque era motivo de gran preocupación para Malik. Por ello, el 27 de agosto, último día del operativo español para expulsar a ex colaboradores y sus familias, así como al personal diplomático y de seguridad, intentó regresar al aeropuerto solo. “Todas las calles estaban bloqueadas”, explica. “No dejaron entrar a nadie. Regresé a casa”.

Malik y algunas decenas de otros ex colaboradores han formado un grupo de WhatsApp para discutir su situación y contactar a las autoridades españolas. No sé si podrán salir del país. “Por ahora, esperaré aquí”, explica. Regresar a su provincia es peligroso, pero permanecer en Kabul no es seguro.

Una vez completada oficialmente la tarea, después de que España expulsara a 2.206 personas, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el canciller, José Manuel Albarez, destacaron que España continuará una “misión única” para seguir asistiendo a sus colaboradores. Salir.

Al igual que Malik, Rashid no pudo abordar un vuelo de evacuación. La traductora, que lleva siete años trabajando para la AECID Cooperación Internacional Española, explica a través de la noticia que se están quedando atrás. “Presenté todos mis documentos a la embajada de España y recibí la carta para evacuar a mi familia y a mí. Estuve allí cinco días y noches, pero no pude tomar el avión por la multitud y el tiroteo cerca del aeropuerto”, dijo. explicó, enviando copia del documento de la Cancillería con su nombre. Su esposa, hija, dos hijos, cuñada y yerno.

Estuve allí cinco días y cinco noches, pero no pude entrar a recoger mi avión debido a la multitud y los disparos cerca del aeropuerto.

Rashid trabajó durante siete años en la Agencia Española de Cooperación Internacional AECID

“Llamé tres veces al coordinador militar español y le mostré mi certificado. El afgano de 35 años y su familia corren peligro no solo por su cooperación con las autoridades españolas, sino también por el trabajo de su cuñada, una exparlamentaria. “Estamos en las peores condiciones en Kabul, el último vuelo ya no está. Por favor, ayúdenme, ¿qué debo hacer?”, Pregunta.

READ  El alto de Vida reúne a los ex niños veteranos de Colombia en la comunidad

Ese mismo día, Ahmed estaba esperando en la misma zona. Fue traductor de las Fuerzas Armadas españolas en 2010 y 2011 y ahora se encuentra escondido con su esposa y cuatro hijos. “No vivo en un lugar, vivo en lugares diferentes. No puedo vivir en un lugar”, explica. Vi a los vivos y a los heridos tirados en el suelo. Había mujeres y niños llorando. Decidí irme ”, explica un traductor de español en la Universidad de Kabul. Al día siguiente estaba fuera, ante otra amenaza de bomba.

Adel estaba fuera del aeropuerto. Este traductor y funcionario de la Cancillería en Afganistán trabajó para las fuerzas españolas en Badjis y Herat. Todavía no podía creer que la expulsión hubiera terminado. “No sé qué hacer”, escribe. Pasó cinco días fuera del aeropuerto con la esperanza de poder abordar un proyecto con su esposa y sus tres hijos. Tenía los documentos, pero no entró. “Estoy muy preocupado”, dice. “Quiero vivir en España y servir en España. Ya he pasado suficiente tiempo en Afganistán”.

versión inglesa Simon Hunter.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *