Actualizar el catálogo como ventaja competitiva

Las compañías digitales se han dado cuenta de que no pueden dejar de actualizarse constantemente, sobre todo si no quieren quedarse obsoletas ante la rápida evolución de Internet. Esto implica una constante transformación y adaptación de sus productos y servicios, pero también valorar recurrentemente unos modelos de negocio que necesitan adaptarse con rapidez a las demandas de unos usuarios cada vez más exigentes.

El cliente vive interconectado y no deja de recibir estímulos, valoraciones o contraofertas, todo ello en un momento en el que la competencia en el ámbito digital no deja de crecer. Esto empuja a los líderes del sector a diversificarse y diferenciar su contenido, con la intención de generar una relación e fidelidad con un usuario que nunca antes ha tenido tantas opciones diferentes a la hora de adquirir cualquier producto.

Por ejemplo, Netflix modificó recientemente su política de clasificación de títulos más importantes, ya que muchas veces el algoritmo no realizaba las recomendaciones óptimas a los espectadores. Esto ha supuesto un punto de inflexión para el gigante digital, sobre todo cuando necesita competir contra otras empresas como HBO, Amazon Prime Video o Disney +.

Sin embargo, este no ha sido el único cambio que ha implantado Netflix en estos últimos años, ya que está apostando por los contenidos propios y por un catálogo que se adapte a los gustos de los distintos países. Gracias a este tipo de estrategias pueden llegar a distintos perfiles de usuario, tratando de sortear una saturación de mercado que cada vez está más cerca tras experimentar un crecimiento vertiginoso a lo largo de la última década.

Una necesidad ante un entorno que cambia con rapidez

Actualizar el catálogo de contenidos se ha convertido en una necesidad ante un entorno que cambia con rapidez, sobre todo en aquellos sectores digitales en los que más influye la innovación tecnológica. De este modo, no es de extrañar que empresas como Lowen Play online ofrezcan cada día nuevos juegos a sus usuarios, todos ellos de forma totalmente gratuita y con la única condición de registrarse previamente a través de una cuenta de correo.

Esto les permite generar una relación de win to win con el cliente, que se sitúa en el centro del proceso de compra y se siente valorado por las marcas. Esta realidad es imprescindible en el ámbito digital, debido a una tendencia hacia la impersonalización que impera en el ámbito digital y que es muy difícil de suplir para compañías de un tamaño considerable.

La diversificación se acaba traduciendo en crecimiento

Todas las empresas que han apostado sin reparos a favor de la diversificación han acabado aumentando su facturación con el paso del tiempo, sobre todo cuando estamos hablando de multinacionales que han ido expandiéndose hacia otros modelos de negocio. Es importante que todos ellos tengan algún tipo de relación, algo que ha logrado Amazon con el comercio electrónico y el entretenimiento a partes iguales.

Los cambios empiezan a ser valorados como oportunidades de negocio y no como amenazas, un cambio de mentalidad que ha llegado con la expansión de Internet. Por lo tanto, las compañías que se arriesguen y busquen la excelencia en sus contenidos saldrán beneficiadas, sobre todo ante un usuario crítico, formado y con la posibilidad de elegir entre muchas opciones de compra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.